El confinamiento dispara el número de parejas que se han comprometido

La cuarentena ha creado una atmósfera muy similar a la de periodos vacacionales en los que la reflexión y el tiempo en pareja son los protagonistas

Con la llegada de una situación que nos ha hecho tambalear y poner en duda nuestro futuro, como ha sido vivir una pandemia, muchas personas se replantean sus objetivos y la forma en cómo les gustaría vivir la vida. Esto, en muchas ocasiones, les lleva a tomar decisiones que saben que les hará más felices, dejándose guiar por su intuición y corazón.

Este ha sido el caso de muchas parejas que después de años de relación han dado el paso y han decidido comprometerse en plena situación de emergencia. El confinamiento parece haber creado un escenario ideal para aquellos enamorados que han decidido dar el gran paso. Ha supuesto un tiempo para reflexionar, relajarse y pasar tiempo en pareja que ha acabado en una toma de decisión que marcará el resto de sus vidas, el «Sí, quiero». Estas pedidas distan de lo que estamos acostumbrados a ver pero una vez más sigue confirmando que el amor es generoso, antojadizo, no entiende de circunstancias ni situaciones y puede con todo.

Así se comprometen los españoles

Aunque pueda parecer un tópico de Hollywood, la escena de arrodillarse para pedir matrimonio se cumple en nuestro país. Según el Libro Imprescindible de las Bodas, de Bodas.net, en colaboración con ESADE y Google, más de la mitad de las parejas mantienen la tradición de arrodillarse para pedir matrimonio. En el 66% de las pedidas la iniciativa la toma él y 4 de cada 10 se celebran en casa, buscando crear una atmósfera romántica e íntima en la que solo los dos enamorados estén presentes (80%). Esos momentos de intimidad en casa han sido precisamente propiciados por el confinamiento. En cuanto a los motivos, para la gran mayoría de las parejas (70.8%), la razón principal para casarse y la decisión de consolidar un proyecto de vida común es el deseo de dar un paso más en su historia de amor.

Habitualmente la época navideña y los meses de verano se sitúan como favoritos para hacer la gran pregunta. En España, el 12% de las pedidas se suelen realizar en el mes de diciembre, seguido de agosto (11%) y enero (9.7%). Mientras que en marzo, abril, mayo y noviembre son los meses menos escogidos por las parejas españolas para comprometerse, según una encuesta realizada por Bodas.net a las parejas que se casaron en 2019. Parece que los españoles deciden proponer matrimonio en los meses en los que el relax, la desconexión, la reflexión y el tiempo juntos son los protagonistas. Estos factores se han visto replicados en los meses de cuarentena y pueden ser el motivo por el cual se han producido un aumento inusual de pedidas de mano.

El roce hace el cariño

El confinamiento ha puesto en jaque todas las estadísticas, ya que normalmente, es en primavera cuando menos pedidas de mano se producen, pero este año, la realidad es que el hecho de haber vivido estas circunstancias excepcionales los ha convertido en un periodo muy similar a una época vacacional, justo cuando más compromisos se producen. Pero, ¿qué factores les ha hecho parecerse?

Podría decirse que en el periodo de confinamiento se han cumplido ciertos requisitos que han propiciado este aumento de pedidas que normalmente suelen producirse en Navidad o en los meses de verano: una época de reflexión, relajación y, sobre todo, de poder pasar más tiempo en pareja. Este último punto es el factor clave para Ilenia C. y su chico, cuyo compromiso tuvo lugar el 22 de mayo y que, como ellos mismos cuentan a Bodas.net «el confinamiento ha corroborado que somos el mejor equipo del mundo».

Estas condiciones se han sumado a otras como que 9 de cada 10 parejas españolas que deciden casarse ya compartían vivienda antes, según el Informe Global de Bodas 2019 realizado por Bodas.net, The Knot y Weddingwire, o que pasar tiempo de calidad con la pareja es el aspecto que más les hace sentir queridos. Este último es un factor fundamental para la mayoría de las parejas españolas (58%) según el Global Love Study de The Knot Worldwide, grupo al que pertenece Bodas.net, y ha propiciado que el confinamiento se haya convertido en el entorno y tiempo perfecto para tomar la decisión de pasar por el altar.

El amor siempre ha sido considerado la fuerza que mueve el mundo. Así lo ha vivido también Adriana M. según explica a Bodas.net «Yo tenía mucho miedo por toda la situación. Mi chico me miró a los ojos, me cogió en sus brazos y me dijo que nunca nos pasaría nada juntos. Se arrodilló frente a mí, sacó el anillo y me dijo esa maravillosa frase <¿Quieres casarte conmigo>». Un motor que ha permitido vivir estos días con esperanza e ilusión y con la mirada puesta hacia adelante. Aunque ya lo sabíamos, el amor juega un papel fundamental en nuestras vidas y en nuestros hábitos, en definitiva, forma parte de nuestro ser. Por eso, en momentos tan complicados como los que hemos vivido, esta palabra de cuatro letras pero de sentimientos infinitos, se ha convertido en el factor fundamental que ha ayudado a superar cada obstáculo y saber que a pesar de las circunstancias, el amor todo lo puede. Algo que se ha traducido en un deseo inmenso de las parejas por demostrar su amor hacia el otro en forma de celebración con amigos y familiares.

Categoría: GENERAL Sábado 19 de Diciembre del 2020