¿Merece la pena comprar una secadora de ropa?

Que si estropea la ropa, que si consume mucha luz, que si la ropa huele mal… De las secadoras se han dicho muchas cosas malas, pero no todas son ciertas. ¿Dudas si comprar una secadora de ropa? En este artículo analizaremos los pros y los contras. Esperamos que así podamos ayudarte a tomar una decisión.

Ventajas de la secadora

Entre los detractores de las secadoras siempre hay alguien que dice que para qué queremos este aparato si en España tenemos sol. Pues bien, hay muchas zonas que no tienen un clima tan privilegiado, en donde hay humedad y en las que llueve mucho. Sin una secadora, la ropa tardaría días en estar seca. Además, para cuando acabase las prendas más gordas ya olerían a humedad. Ahí tienes la primera ventaja. Ahora, otras 7 más.

1. No necesitas un tendedero

Muchos pisos modernos en los que todas las ventanas dan a la calle no cuentan con un espacio destinado a tender la ropa. La solución más práctica es comprar una secadora de ropa. Con ello evitas tener ropa húmeda dentro de casa, una práctica que hace que enfríes el ambiente y se coma parte de la energía emitida por la calefacción.

2. Lavado y secado en unas horas

Además, las lavadoras son muy prácticas cuando hay que lavar uniformes para el trabajo y el colegio. Lavas y secas en poco tiempo, lo que te evita tener que comprar ropa de repuesto.

3. ¿Qué pasa con las personas con movilidad reducida?

Las personas con movilidad reducida no pueden acceder a los tendederos anclados por fuera de la ventana para colgar la ropa. Con una secadora sí que pueden hacer la colada de forma autónoma.

Lo mismo pude aplicarse a los niños. No les puedes pedir que tiendan la ropa si tienen que sacar medio cuerpo por la ventana para llegar a las cuerdas, pero sí puedes enseñarles a usar la secadora. Cuando acabe, solo tienen que abrir la puerta para sacarla y ayudarte a doblarla. Sin ningún peligro.

4. Eficiencia energética mejorada

Es cierto que hace años las secadoras consumían mucha luz. Pero eso ocurría con cualquier electrodoméstico. Si escoges una con certificado ecológico, el gasto ya no es un problema.

5. El sol sí que estropea la ropa

Mucho se ha hablado de que las secadoras estropean la ropa. ¿Y el sol no? Los rayos solares desgastan los tejidos y les comen el color. En cambio, los modelos más modernos de secadoras tienen una amplia variedad de programas para que puedas seleccionar el más adecuado a cada tejido y alargar la vida de las prendas.

6. Secas cuando quieres

Una ventaja muy importante para mí es que con una secadora de ropa no dependes del tiempo que haga para hacer la colada. ¿Cuántas veces te has encontrado con un montón de ropa sucia acumulada porque no para de llover? Si tienes una secadora, puedes lavarla cuando quieras, sin depender de la climatología.

Fuente: http://ow.ly/gp2h30q3V2J

Categoría: MOBILIARIO Y DECORACIÓN Sábado 21 de Diciembre del 2019