Visita de doctor: enfermedades por las que podrías terminar usando sonda urinaria

Visita de doctor: enfermedades por las que podrías terminar usando sonda urinaria // Foto: iStock

El día de hoy en Visita de Doctor, conducido por la Doctora Julie Salomón y el Doctor Pepe Bandera, el futbolista profesional Silverio Rocchi, nos contó su experiencia con la medicina alternativa después de padecer una lesión en el hombro; los doctores también nos explicaron, con la ayuda de especialistas, de qué manera pueden las emociones afectar en lo que comemos, y de qué manera una sonda urinaria puede salvarnos la vida y cuáles son las enfermedades por las que es necesaria.

Todos los órganos de nuestro cuerpo son importantes, existen algunos que, sin ellos, no podríamos vivir, como nuestro corazón o nuestros pulmones, y sucede lo mismo con nuestros riñones, que tienen la importante tarea de filtrar los desechos y el exceso de agua de nuestra sangre, para convertir todo eso en orina y puedan ser expulsados, ¡no puedes ni imaginarte cómo estaría nuestro cuerpo sin ellos!

Todos los órganos de nuestro cuerpo son importantes, existen algunos que, sin ellos, no podríamos vivir, como nuestros riñones, que tienen la importante tarea de filtrar los desechos y el exceso de agua de la sangre.

Foto: iStock

Para resolver los problemas y sustituir algunas de las tareas que hacen nuestros órganos, existen varios tratamientos que nos ayudan a resolver estos problemas, tal es el caso de las sondas urinarias, y aunque tal vez ya hayas escuchado sobre ellas, hoy durante la sección de “Sala de urgencias” el doctor especialista en Medicina de Urgencias, Edgard Díaz, nos habló de ellas y para qué nos ayudan.

¿Qué es una sonda?

En general, una sonda es un tubo que nos permite conectar nuestros órganos internos con el exterior, y existe muchos tipos de sondas con diferentes finalidades. Según expertos de MedlinePlus, las más conocidas son las vesicales, que se conecta con nuestra vejiga, con la finalidad de drenar y recolectar la orina, ya que sino la expulsáramos podría causarnos graves infecciones en todo nuestro sistema urinario.

Una sonda tiene la finalidad de drenar y recolectar la orina, ya que sino la expulsáramos podría causarnos graves infecciones en todo nuestro sistema urinario.

Foto: iStock

Existe tres tipos principales de sondas vesicales o urinarias:

  • Sondas intermitentes: este tipo de tratamiento funciona para personas que no desean usar bolsas de drenaje, y colocar una sonda cada cierto tiempo, dependiendo de la razón por la que es necesaria.
  • Sondas condón: esta funciona en particular para los hombres, ya que se conecta a través del pene, y la orina queda en una especie de condón, el cual deberá cambiarse diariamente, en comparación con otro tipo de sondas.
  • Sondas permanentes: en el caso de estas sondas, el uso de bolsas de drenaje es obligatorio, ya que constantemente la orina es vaciada de la vejiga. El periodo de uso de éstas llegar hasta los 21 días.

Existen tres tipos diferentes de sondas: intermitentes, de condón, permanentes, y todas se encuentran conectadas a nuestra vejiga.

Foto: iStock

¿Cuándo es necesario usar una sonda?

Las posibilidades por las que una persona puede necesitar una sonda van más allá de los problemas en los riñones, ya que, aunque sí es un factor importante, existen otros padecimientos que pueden impedirnos que nuestro sistema urinario funcione con naturalidad, por esto, cuando el médico lo crea necesario, puede recomendar el uso de este artefacto cuando:

  1. Incontinencia urinaria

Normalmente ocurre cuando las personas tienen problemas con el esfínter de su uretra, y no pueden evitar escurrimientos de orina, sin embargo, con la ayuda de una sonda, las personas podrán libres de accidentes.

El uso de una sonda es importante cuando las personas tienen problemas con el esfínter de su uretra, es decir, tienen incontinencia.

Foto: iStock

  1. Retención Urinaria

Por el contrario, existen personas que tiene problemas para desechar su pipí, y este padecimiento puede deberse a dos causas principales, que van de los problemas obstructivos en los canales, como ocurre con las piedras en los riñones, y los no obstructivos que tienen que ver con problemas en los nerviosos y que interfieren con las señales entre el cerebro y nuestro sistema urinario.

A diferencia de una incontinencia, la retención urinaria, impide al paciente desechar la orina con normalidad.

Foto: iStock

  1. Postcirugías

Después de algunas intervenciones quirúrgicas, en ocasiones éstas nos imposibilitan para poder desarrollar muchas de nuestras actividades cotidianas como caminar o incluso el orinar, por ello, el médico podría sugerir el uso de una sonda, para evitar complicaciones posteriores a una cirugía.

En ocasiones, cuando atravesamos un procedimiento quirúrgico, por recomendaciones médicas es importante el uso de una sonda urinaria.

Foto: iStock

  1. Esclerosis múltiple

En algunas ocasiones, personas que padecen de esta enfermedad tienen entre sus muchos síntomas la dificultad para comenzar a orinar o incluso la incontinencia; sin embargo, cuando se trata de casos muy avanzados, los pacientes se ven completamente imposibilitados para realizar este tipo de necesidades, por lo que parte del tratamiento requiere el uso de sonda permanente, con la finalidad de no tener muchos más problemas al interior del organismo.

Las personas con esclerosis múltiple pueden llegar a tener problemas para poder realizar sus actividades cotidianas, como orinar.

Foto: iStock

  1. Lesión en la médula espinal

Las personas que padecen esta enfermedad, pierden la sensibilidad y/o la movilidad de su cuerpo casi en su totalidad, esto debido a alguna alteración de la médula espinal. Para mejorar la calidad de vida de estas personas el uso de una sonda urinaria es necesaria.

Las lesiones en la médula espinal imposibilitan a las personas en la movilidad y sensibilidad de el cuerpo en su totalidad, por lo que una sonda podría ayudar a mejorar su calidad de vida.

Foto: iStock

  1. Demencia

También existen casos de personas que, aunque físicamente sean capaces de moverse y realizar actividades de la vida cotidiana, sus facultades mentales no le permiten realizarlas, y aunque este tipo de padecimientos se relacionan con personas mayores, sin embargo, se trata de una enfermedad que pueden dañar a todo tipo de personas. En ocasiones, es tanta el nivel de imposibilidad de estas personas, que olvidan realizar ciertas actividades, como ir al baño, por ejemplo, por lo que el uso de sonda es importante.

Las personas que padecen demencia pueden llegar a perder la noción del tiempo, y olvidarse por completo de actividades cotidianas como comer o incluso hacer del baño.

Foto: iStock

¿Qué tipo de complicaciones puede traer su uso?

Debido a que se trata de un artefacto realmente importante y delicado, en ocasiones, algunas personas comienzan a tener complicaciones con su uso, por ejemplo:

  • Alergia a algunos de los materiales de la sonda
  • Presencia de cálculos vesicales
  • Infecciones de la sangre (septicemia)
  • Sangre en la orina
  • Daño renal
  • Lesión en la uretra
  • Infecciones de las vías urinarias o renales

Es muy importante, que cuides todo tu cuerpo, puesto desconocemos en qué momento podríamos llegar a necesitar este tipo de artefactos, que son muy delicados, y necesitan de supervisión médica constante, es decir, se trata de un tratamiento que no puede auto recetarse, ni alterarse y que requiere de mucha higiene y cuidados. Si conoces a alguien que requiera el uso de ésta, intenta ser comprensiva y empática, puesto que podría estar pasándola muy mal. ¡Cuidamos todas nuestros cuerpos!

Fuente:  http://ow.ly/w4fc30pW9pP

Categoría: SALUD Lunes 25 de Noviembre del 2019