Cinco dudas sobre la #vasectomía

Cinco dudas sobre la vasectomía

Este procedimiento puede dar lugar a miedos y dudas en los hombres (Diy13 / Getty Images/iStockphoto)

 

La vasectomía es un método anticonceptivo que aparece cada vez más como una opción viable para quienes tienen claro que no quieren tener hijos, o no más de los que ya tuvieron. Ante esta decisión, es una alternativa atractiva para aquellos hombres eligen asumir el método de anticoncepción en la pareja. Sin embargo, al tratarse de una intervención quirúrgica, no deja de despertar muchas dudas y miedos. La Vanguardia consultó a la sexóloga Núria Jorba y al urólogo de la Policlínica Barcelona Wafik Al-wattar para responder las preguntas más comunes sobre la vasectomía.

¿Es irreversible?

El urólogo Wafik Al-wattar explica que esta respuesta no es concluyente. “Normalmente la vasectomía es para siempre. Se hace mediante la técnica que implica cortar, ligar y cauterizar los conductos, y al cabo de las veinte eyaculaciones el análisis de semen da un resultado de cero espermatozoide”, explica. Sin embargo, existen otras técnicas que abren la posibilidad de poder revertir el resultado más adelante, por ejemplo, mediante el láser. Aunque -advierte-, el resultado de los análisis no suelen dar cero en estos casos. Con lo cual, disminuye la seguridad de que la vasectomía como método anticonceptivo garantizado.

Por otra parte, el médico explica que aunque pueda realizarse de manera irreversible y el análisis de semen arroje cero en la producción de espermatozoides, existen posibilidades de revertir el proceso antes de que pasen los 15 años desde la operación. “Cabe la posibilidad de volver a operarlo mediante una cirugía microscópica para que sea factible hacer la reconversión, la recanalización de los conductos”, afirma el urólogo. Además, agrega que el porcentaje de éxito de estos casos ha rondado en torno al 80%, con un proceso de recuperación de entre 6 y 9 meses. Es importante tener en cuenta que la probabilidad de reconversión siempre será mayor cuanto antes se realice después de haberse hecho la vasectomía.

Sobre este punto, la sexóloga Núria Jorba señala que es importante tener en claro que “en principio ni es tan sencillo ni es tan reversible. No es como un dispositivo intrauterino (DIU), que se coloca y después se saca sin problema. No es eso. Estamos hablando de una intervención se donde cortan conductos, donde hay consecuencias importantes. Entonces, es una decisión muy seria”. Para ella, es similar al proceso de ligación de trompas en las mujeres “que si bien hoy en día no las cortan ni las queman, sino que las ligan, sigue siendo una decisión importante, porque no sabes si después será reversible”.

¿Es recomendable?

Los especialistas consultados explican que la vasectomía debe elegirse con seguridad y claridad, sobre todo teniendo en cuenta que puede ser una decisión de por vida. Por esto, Jorba no lo recomienda en varones que se encuentran en edad fértil. “Se ha de tomar una decisión muy firme en un momento vital donde lo tengas muy claro, por eso recomiendo que antes de los 40 años no se decida porque pueden pasar muchas cosas en la vida de esa persona que lo hagan cambiar de opinión”, explica.

Al-wattar coincide en que “no es recomendable en personas jóvenes, que tal vez no estén preparadas para tomar esa decisión”. Además, señala que “la vasectomía es un método anticonceptivo, pero también existen otros para hombres además del preservativo, como los parches y las píldoras masculinas, que últimamente han avanzado bastante. Por eso, no hay que pensarlo como un método ligero, hay otras maneras sin practicar la vasectomía”.

¿Es dolorosa?

Cuando se habla de intervención quirúrgica en seguida se piensa que viene asociada a algún tipo de dolor. Por el contrario, los especialistas coinciden que no es este el caso de la vasectomía. Explican que para realizar el procedimiento se utiliza anestesia local. Durante el post operatorio suele alcanzar con un poco de hielo sobre la zona para evitar el dolor y normalmente no hace falta el uso de calmantes. También puede recomendarse utilizar un suspensorio o braguero para aliviar cualquier molestia.

Además, la intervención es ambulatoria, con lo cual el paciente puede volver a su casa el mismo día, y al día siguiente retomar su vida con normalidad. Al principio, se marcan unas pautas masturbatorias y para tener relaciones sexuales, donde suele recomendarse tenerlas recién a partir de los 3 o 4 días, con precaución. No hay necesidad de que se quiten los puntos, ya que se disuelven solos porque están hechos de un material reabsorbible. Con lo cual, solo se debe volver al hospital al cabo de las veinte eyaculaciones para realizar el análisis de semen que compruebe que el resultado fue exitoso.

¿Es fiable?

Tal como se mencionó antes, después de hacer la operación se realiza un análisis de semen que permite corroborar que efectivamente el hombre no produce más espermatozoides. Los expertos señalan que eso es lo que termina de confirmar su seguridad como un método anticonceptivo. “Es algo fiable, claro que pueden existir excepciones, pero en principio se puede tener la tranquilidad de que todo está bien”, asegura la sexóloga Núria Jorba.

Sobre este punto, también es importante tener en cuenta lo indicado en el primer punto, que existen algunas técnicas que pueden dejar más posibilidades abiertas para revertir el proceso en un futuro, pero que también pueden suponer menos seguridad en la vasectomía como método anticonceptivo. En cualquier caso, el análisis de semen disipa cualquier duda, en tanto indica el porcentaje que se produce de espermatozoides. Si el resultado da cero, ya no hay de qué preocuparse.

¿Puede provocar una disfunción sexual?

La sexóloga Núria Jorba explica que encuentra muchos casos donde existe un miedo asociado a disfunciones sexuales. “Algunos creen si se hacen esta intervención después tendrán dificultad en la erección, eyaculaciones precoces o dificultad en los orgasmos”, dice. Sin embargo, aclara que no existe ninguna relación entre la vasectomía y este tipo de dificultades aunque, señala, “puede aparecer en algunos casos una disfunción de erección al principio, al perder la seguridad del preservativo y el miedo a dejar embarazada a su pareja”.

Sin embargo, tal como explica el urólogo Wafik Al-wattar, esto puede disiparse al confirmar que no existen riesgos de embarazo, donde se podrán “llevar a cabo las relaciones sexuales con más tranquilidad psicológica, y ya no se tendrá que pensar más en esa posibilidad”.

Fuente: http://ow.ly/3UIq30nJPbs

Categoría: SENSUALIDAD TV Lunes 18 de Febrero del 2019